Plaza de San Gregorio, 19. Telde

Horario

Lunes a Jueves: 9:00 - 13:00h / 16:00 - 20:00h. Viernes: 9:00 - 17:00h

Llámanos

928 692 966 / 629 024 103

Pide tu cita

La primera consulta es Gratis!

¿Cómo afecta la menopausia a la salud dental?

El progresivo envejecimiento de la población y las consecuencias que ello produce en la salud  está en el punto de mira de organizaciones como la Organización Mundial de la Salud (OMS). Esta organización, que es la autoridad directiva y coordinadora de la acción sanitaria en el sistema de las Naciones Unidas, estima que en el año 2030 se superarán los mil millones de mujeres con más de 50 años. En España, la esperanza de vida de la mujer está en 85 años, por lo que es importante conocer y mitigar los efectos que la menopausa produce.

Esta etapa de la vida de la mujer se caracteriza por la disminución de la actividad de los ovarios y de la producción hormonal que conlleva ciertos cambios en el organismo. Sofocos, fatiga, sudor nocturno o cambios de estado de ánimo son alguno de los trastornos más conocidos. Sin embargo, se desconocen los problemas bucodentales asociados a esta fase. 

El descenso de la producción de hormonas durante la menopausia conlleva una serie de modificaciones en las encías, la mucosa bucal y el hueso que sustenta los dientes. Estos cambios pueden hacer perder color a los dientes, alterar su forma e incluso provocar la pérdida de piezas. Además, es más frecuente la aparición de otros síntomas orales como la sensación de ardor o sequedad en la boca.A continuación, a modo de resumen, les enumeramos las patologías bucodentales más frecuentes que padecen las mujeres en esta etapa. 

  • El síndrome de ardor bucal

Se caracteriza por un ardor intenso y una sensación de quemazón que afecta principalmente a la lengua y, en ocasiones, a los labios y las encías. Además del ardor, esta afección puede dificultar la ingesta de comida, provocar sequedad bucal o dolor dental.  Este síntoma suele ser más habitual en las mujeres postmenopáusicas, es decir, en los años posterirores a la finalización de la mensutruación.

  • Boca seca

Este síndrome es también llamado xerostomía y se caracteriza porque las glándulas salivales producen una secreción más pobre de saliva. Esto puede derivar en problemas para masticar, tragar, saborear alimentos o incluso hablar. 

  • Gingivitis descamativa

Durante la menopausia, y debido a la falta de producción de hormonas sexuales, muchas mujeres pueden presentar gingivitis descamativa. Se caracteriza por ocasionar separación de las capas externas de las encías dejando al descubierto las terminaciones nerviosas. Por esta razón, es más dolorosa y molesta; incluso el tejido que da soporte a las piezas dentales es tan frágil que se desprende simplemente al frotarlo. Si no se atiende oportunamente, la gingivitis pueden ocasionar un problema mayor de periodontitis. 

  • Caries radiculares

Como consecuencia de la patología anterior, la zona de la raíz del diente queda al descubierto, aumentando el riesgo de la aparición de caries en esta zona. 

  • Enfermedades periodontales y pérdida de piezas dentales 

Estas alteraciones están relacionadas con las alteraciones en el hueso u osteoporosis durante la fase de la menopausia. Y es que hay que recordar que tres de cada diez mujeres sufren desgaste óseo como consecuencia de la menopausia. Este desgaste puede afectar a los huesos maxilares, provocando así que la enfermedad periodontal se acentúe.

  • Otros síntomas

Poco antes de la menopausia y después de la misma la mujer experimenta cambios fisiológicos y psicológicos que, de ser importantes, pueden condicionar la cotidianeidad, afectando de manera importante a la calidad de vida. Es por lo tanto fundamental conocerlos y saber que forman parte de un proceso vital propio del organismo femenino. En ocasiones, puede ser necesario planificar una estrategia terapéutica que permita sobrellevar el proceso de la manera más cómoda posible. 

Síntomas neurovegetativos
• Los sofocos son los más frecuentes de todos los síntomas y consisten en oleadas de calor que recorren el cuerpo. En ocasiones, se acompañan de sudoración. 
• También pueden aparecer palpitaciones, calambres, vértigos, mareo o cefaleas. 

Síntomas psicológicos
• Inestabilidad emocional, nerviosismo e irritabilidad. 
• Depresión. 
• Disminución de la líbido. 

Síntomas genitourinarios: 
• Atrofia de la vulva. 
• Disminución de las secreciones vaginales. 
• Mayor riesgo de infecciones urinarias. 

Síntomas en la piel: 
• Atrofia. 
• Sequedad, picores. 
• Aumento del vello corporal (hirsutismo leve). 

Síntomas cardiovasculares
• En general, aumenta el riesgo de enfermedades cardiovasculares (arterioesclerosis, hipertensión arterial, cardiopatía isquémica), ya que los estrógenos ejercían un papel protector. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *