Plaza de San Gregorio, 19. Telde

Horario

Lunes a Jueves: 9:00 - 13:00h / 16:00 - 20:00h. Viernes: 9:00 - 17:00h

Llámanos

928 692 966 / 629 024 103

Pide tu cita

La primera consulta es Gratis!

QUE TUS DIENTES NO PIERDAN EL BRILLO POR HALLOWEEN

Quien tenga hijos ya estará al tanto de que la noche de este sábado 31 de octubre vuelve Halloween con sus disfraces, su “truco o trato” y sus dulces.

 

Aunque para los que somos algo mayores nos cuesta un poco más habituarnos a una fiesta tan recientemente incorporada a nuestras costumbres, para los más pequeños ya se trata de algo de lo más natural. Esta celebración de origen anglosajón, asimilada sobre todo a través del cine, tiene lugar la noche de la víspera del Día de Todos los Santos, noche durante la que los niños y niñas le dan un toque entrañable a ese imaginario macabro y de cine de terror, tocando puerta por puerta recolectando golosinas y dulces. Si bien es una ocasión especial en la que tendemos a ser más flexibles por un día con respecto al consumo de dulces de nuestros hijos, también es un buen momento para tener algunas cosas en cuenta sobre la salud bucodental y contribuir a hacerles tomar conciencia sobre su importancia. Estos son algunos consejos y trucos para evitar (o al menos minimizar) el efecto del consumo de tanto azúcar en Halloween.

 

  1. Encontrar alternativas saludables

Una opción esta época en Canarias la castaña asada, con su particular aroma que tanto nos recuerda a fiestas populares como los Finados. Para restar los efectos acidificantes y formadores de placa del azúcar los chicles sin azúcar son una buena ayuda, favoreciendo sobre todo la secreción de saliva.

  1. Elegir dulces que pasen poco tiempo en la boca

De por sí el azúcar en nuestra cavidad bucal produce ácidos que resultan nocivos, cuya actividad puede extenderse durante 20 minutos desde su ingesta, por pequeña que sea la cantidad. Algunos dulces como los caramelos, piruletas o tienden a pasar mucho tiempo en la boca, agravándose aún más estos efectos. Las chocolatinas o gominolas, por ejemplo, serían un “mal menor” en este sentido, ya que su consumo es más rápido.

  1. Evitar excederse y practicar moderación

Antes que el prohibir o negar el consumo de dulces es preferible educar a nuestros hijos en que todo en exceso es malo y que, al igual que sucede con otras cosas, los dulces tienen su momento y su cantidad normal.

  1. Preparar un recipiente con dulces

En relación con el apartado anterior, es más aconsejable que se asimile en consumo de dulces como algo normal en su medida y no como una concesión de un día en el que podemos atiborrarnos lo que queramos. Una opción es preparar un recipiente con dulces y tenerlo al alcance de todos durante el resto del año, del que poder picar en momentos puntuales.

  1. Cepillar los dientes con frecuencia

Evidentemente, el llevar unos buenos hábitos de higiene bucodental es imprescindible. Se recomienda lavar los dientes al menos dos veces al día. En caso de que no sea posible se recomienda al menos enjuagar la boca con agua después de comer dulces, para disminuir los efectos negativos hasta que nos sea posible lavarnos los dientes correctamente.

Y si en torno a este tema te surge cualquier pregunta, no dudes en hacernos una visita en Clínica Dental San Gregorio en Telde y encantados te ayudaremos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *