Plaza de San Gregorio, 19. Telde

Horario

Lunes a Viernes: 9:00 - 17:00h

Llámanos

928 692 966 / 629 024 103

Pide tu cita

La primera consulta es Gratis!

La blancorexia u obsesión por tener los dientes extra blancos

Todos deseamos tener una bonita sonrisa que luzca dientes blancos y saludables. De hecho, en nuestra clínica, cada vez son más los pacientes que acceden a los procesos de blanqueamiento que realizamos, bien in situ bien de forma ambulatoria. Hasta ahí todo correcto pero últimamente los odontólogos han avisado de pacientes que comienzan a mostrar síntomas de blancorexia.

¿QUÉ ES LA BLANCOREXIA?

El término ‘blancorexia’ se ha adoptado para hacer referencia a un trastorno obsesivo que padecen algunas personas por tener los dientes blancos. Eso les lleva a someterse de forma continua a tratamientos blanqueadores o a abusar de productos químicos compuestos de peróxido que son utilizados para mejorar el color del esmalte dental pero que utilizado de forma frecuente puede llegar a generar importantes daños en dientes y encías.  Todos hemos visto, más de una vez,  a personas con una sonrisa tan blanca que es totalmente antinatural y llega a resaltar tanto que  consigue el efecto contrario. Quizás mucha culpa la tiene el mundo publicitario en el que vivimos, que con frecuencia nos bombardea con imágenes muy retocadas de modelos masculinos y femeninos que lucen sonrisas bastante artificiales.

Este trastorno, que afecta a ambos sexos, requiere de atención psicológica, como ocurre con otro tipo de obsesiones o manías. Hay que seguir recalcando que es el profesional el que debe realizar un diagnóstico previo para determinar el estado de nuestra salud oral y ver que tipo de tratamiento es el más adecuado en cada caso.

Para realizar el blanqueamiento el especialista tiene que aumentar la porosidad de los dientes para que ciertas sustancias penetren en su interior, y se protegen las encías del paciente, ya que algunos de los productos utilizados, como el peróxido de hidrógeno o de carbamida, pueden resultar tóxicos a determinadas dosis, y dañar dientes y encías.

Ya sabes, blanquear sí, pero de forma controlable, saludable y con resultados naturales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *