Plaza de San Gregorio, 19. Telde

Horario

Lunes a Jueves: 9:00 - 17:00. Viernes: 9:00 - 13:00

Llámanos

928 692 966 / 629 024 103

Pide tu cita

La primera consulta es Gratis!

Corregir y tratar una mordida cruzada

La mayoría de los pacientes no tienen una comprensión total de qué es una mordida cruzada. Debemos tener muy en cuenta la manera en la que están colocados nuestros dientes y la forma en la que mordemos, no solo para evitar problemas estéticos, sino porque nos pueden originar problemas más graves como pueden ser problemas esqueléticos o musculares. En una mordida normal los dientes de la arcada superior deben quedar por delante de los de la inferior.

¿Qué es la mordida cruzada?

La mordida cruzada es uno de los problemas de maloclusión más frecuentes, siendo más probable en niños. La definición clínica oficial de una mordida cruzada es “una relación anormal de uno o más dientes de un arco con el o los dientes opuestos del otro arco, causada por una desviación de la posición del diente o una posición anormal de la mandíbula”.

La mordida cruzada se da cuando los dientes de la arcada inferior quedan por delante de los dientes de la arcada superior, y en función de la parte de la arcada en que se produzca se puede clasificar en mordida cruzada anterior o mordida cruzada posterior. Una mordida cruzada posterior es cuando los dientes superiores laterales se quedan por dentro de los dientes inferiores laterales de un lado o de los dos cuando muerdes. Una mordida cruzada anterior es cuando los dientes anteriores superiores, los incisivos y caninos, se quedan detrás de los dientes anteriores inferiores. También puede ser unilateral, afectando a un solo lado de la arcada, o bilateral, si afecta a ambos.

Si las clasificamos en función del origen tenemos:

  • Dentarias: los maxilares se encuentran en su posición correcta, pero los dientes se inclinan hacia el interior.
  • Esqueléticas: el maxilar superior tiene un tamaño inferior al de la mandíbula.
  • Mixtas: se producen simultáneamente los dos problemas anteriores.

La mordida cruzada puede aparecer a cualquier edad y puede producirse por diversas causas, dependiendo siempre del paciente, como alteraciones durante el crecimiento, influencias genéticas, de alimentación, hábitos (succionar el dedo pulgar, muy habitual en los niños, colocar la lengua en posiciones inadecuadas, etc.) o respirar por la boca en vez de por la nariz.

Si no se trata a tiempo, a la larga,  estas alteraciones de la mordida pueden afectar al normal desarrollo y crecimiento de la estructura facial y favorecer en el futuro la aparición de problemas dentales, musculares, óseos y articulares. Además, también puede producir problemas estéticos por la manera en la que está colocada la mandíbula y los dientes.

Por este motivo, conviene acudir al ortodoncista o al dentista generalista siguiendo las actuales recomendaciones: la primera visita al cumplir un año y la siguiente una vez se haya completado la dentición, es decir, a los tres años. 

Tratamiento de la mordida cruzada

Es importante realizar el tratamiento de la mordida cruzada en cuanto se diagnostique la maloclusión. En los niños, al encontrarse en fase de desarrollo, tanto los músculos como los huesos están creciendo y por tanto es más sencillo devolverlos a su posición y favorecer su crecimiento correcto. Sin embargo, en los adultos el tratamiento es más complejo, ya que el desarrollo ha finalizado hace tiempo y es más dificultoso moldear la posición de los huesos.

Según sea el problema generado y el paciente que lo padece, algunas opciones de tratamiento son:

  • Aparato de expansión: aparato denominado expansor que se fija sobre el paladar del niño y se ensancha progresivamente cada día mediante una llave y durante un periodo que puede oscilar entre uno y dos meses. Esto solo puede realizarse en niños ya que no tienen los huesos aún soldados del todo y podemos así expandir el paladar.
  • Ortodoncia: se utiliza en adultos con mordida cruzada para corregirla en la medida de lo posible.  Mediante este tratamiento se cambia la posición de los dientes y se alinean en una posición adecuada consiguiendo la mejor mordida posible.
  • Cirugía: En casos de mordida cruzada muy severos que han causado desviaciones del maxilar o el paladar del paciente es muy estrecho, se necesita hacer una expansión del paladar con cirugía correctora, para conseguir el espacio adecuado en los maxilares, y después alinear los dientes mediante un tratamiento de ortodoncia. 

Pide cita previa en nuestra clínica y deja que analicemos tu caso. La primera visita es totalmente gratuita.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *