Plaza de San Gregorio, 19. Telde

Horario

Lunes a Jueves: 9:00 - 13:00h / 16:00 - 20:00h. Viernes: 9:00 - 17:00h

Llámanos

928 692 966 / 629 024 103

Pide tu cita

La primera consulta es Gratis!

Recesión gingival. Causas y soluciones

La retracción de encías, también llamada recesión gingival, es uno de los problemas más frecuentes de salud dental, que debe ser tratado correctamente, además de por su impacto estético, porque conlleva importantes riesgos para la salud bucodental del paciente.

Esta patología consiste en la migración del margen de la encía (se le llama margen gingival) dejando expuestas zonas de la raíz del diente que normalmente están cubiertas por la encía y que no tienen tanto esmalte como la corona. Puede aparecer a cualquier edad, aunque es especialmente frecuente a partir de los 40 años, y tiene varias consecuencias como: sensibilidad dental, mayor riesgo de caries y la pérdida progresiva de la encía y del hueso que soporta el diente lo que provoca que el diente parezca más largo y, por tanto, que la estética de nuestra sonrisa se vea muy afectada.

Causas de la retracción de encías

Las causas de la recesión gingival son variadas y suelen estar relacionadas entre sí. Las principales son:

  • Enfermedad Periodontal

Es el motivo más habitual de la retracción de encías, y, dependiendo de la fase de la enfermedad, la podemos dividir en dos:

Gingivitis: es la inflamación de la encía alrededor del diente, a causa de la acumulación de restos alimenticios o placa dental entre los dientes. Debido a una mala higiene, esta placa compuesta de bacterias y depósitos calcáreos, se va acumulando formando lo que comúnmente conocemos como sarro.

Periodontitis: o piorrea, empieza como una gingivitis no tratada. Las bacterias causantes de la infección destruyen el tejido que sostiene al diente (encías, hueso y ligamento periodontal) dejando expuesta la raíz del diente. Esta parte del diente es mucho más vulnerable que la corona y le afecta la caries con mucha facilidad. Los dientes se van aflojando, ganando en movilidad, y provocando en los casos más avanzados la pérdida de dientes.

Un contacto incorrecto entre las arcadas superior e inferior o una mala alineación de las piezas dentales pueden hacer que las encías se retraigan.

  • Cepillado agresivo. 

Un cepillado de los dientes demasiado frecuente y agresivo puede ocasionar que las encías se inflamen y provocar retracción. Es importante saber que el cepillo limpia por barrido, no es necesario presionarlo con fuerza.

  • Ortodoncia. 

En algunas ocasiones la ortodoncia manifiesta un efecto de recesión o retracción de la encía, debido al movimiento de los dientes en la arcada. Las personas que están realizándose un tratamiento de ortodoncia deben cepillarse los dientes con más suavidad y utilizar un cepillo blando o bajar la potencia del cepillo eléctrico.

  • Piercings

Los pacientes con piercings orales tienen un riesgo significativamente más alto de desarrollar este problema que la población general.

Soluciones para la retracción de encías

Hay varios tratamientos para resolver el problema de las encías retraídas. Lo más importante es tratar lo que ha provocado la recesión gingival.

Si es debido a un cepillado agresivo, el tratamiento se basa en  reeducar al paciente en hábitos de higiene indicándole que debe realizar un cepillado dental suave y vertical de la encía hacia el diente.

Si la causa de la retracción es uno de los dos tipos de enfermedad periodontal, el primer paso implica una limpieza especial que se llama curetaje y alisado radicular. Para muchos pacientes, este tratamiento, al igual que la higiene bucal en casa y chequeos dentales de rutina, pueden ayudar a detener la enfermedad periodontal y prevenir además la pérdida de encías.

Lamentablemente, la encía no vuelve a crecer. En caso de que la recesión continúe avanzando, la solución para corregir el defecto estético y sus consecuencias son los injertos de encía: pequeños “trasplantes” de tejido gingival para volver a cubrir la raíz del diente. Esta microcirugía periodontal  puede realizarse con fragmentos de encía del propio paciente o con biomateriales sintéticos, que se integran a la perfección en la boca del paciente.

El tratamiento será definitivo siempre y cuando se eviten las causas que provocan las encías retraídas, y con la condición de mantener una buena higiene oral, se realice un correcto cepillado y se acuda regularmente al profesional para revisiones del estado dental y gingival.

Solicita cita previa en nuestra clínica y déjanos valorar tu caso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *