Plaza de San Gregorio, 19. Telde

Horario

Lunes a Jueves: 9:00 - 13:00h / 16:00 - 20:00h. Viernes: 9:00 - 17:00h

Llámanos

928 692 966 / 629 024 103

Pide tu cita

La primera consulta es Gratis!

Relación entre deporte y salud bucodental

La salud bucodental y el deporte están relacionados de manera bidireccional: practicar deporte de manera intensa influye en la salud bucodental y, de igual manera, la salud de nuestros dientes y encías influyen de manera negativa en el rendimiento deportivo. Por ello existe un estricta relación entre la salud bucal y lesiones en el deporte.

Algunas lesiones musculares y articulares son consecuencia, o pueden verse agravadas, por una mala salud bucodental, como consecuencia de infecciones dentarias. Al pasar las bacterias que se encuentran en la cavidad bucal al torrente sanguíneo, este las va depositando en los músculos y en las articulaciones haciendo que nuestro sistema inmune se vea debilitado, y no responda de la forma ideal ante el rendimiento deportivo, ralentizando la contracción-relajación del músculo haciendo que se pierda el tono fibrilar y provocando el cansancio, la sensación de fatiga y la inflamación articular. Esto puede facilitar posibles lesiones en otras partes del cuerpo como desgarros, problemas en los tendones o dolores articulares.

Además de estas lesiones, los problemas bucodentales también ralentizan la recuperación ya que para ella es necesario que el torrente sanguíneo lleve los sustratos necesarios y esté libre de bacterias.

Otras patologías como el sangrado de encías, las caries o la gingivitis pueden provocar episodios de fiebre, ocasionando debilidad general y bajada de defensas. La maloclusión o morder de forma incorrecta también produce otro tipo de patologías. Una mala mordida, puede ocasionar dolores musculares en la zona alta de la espalda y el cuello, y como consecuencia podemos llegar a tener una mala alineación corporal. El mismo defecto puede provocar también defectos en el equilibrio.

En otro sentido la práctica intensa de deporte puede aumentar la probabilidad de sufrir problemas bucodentales ya que la composición química de la saliva cambia al hacer deporte, volviéndose más alcalina a medida que progresa el ejercicio, lo que fomenta el desarrollo de placas de sarro en los dientes.

Además, las personas que practican ejercicio físico con regularidad también tienden a sufrir más caries, más erosión del esmalte dental, más hipersensibilidad dental y más traumatismos dentales que el resto de la población, debido principalmente a los siguientes factores:

  • La deshidratación
  • El elevado consumo de carbohidratos y bebidas isotónicas, gaseosas, zumos envasados y batidos
  • La ingesta de bebidas con un PH bajo
  • La no obligatoriedad protecciones dentales en determinados deportes como el fútbol, baloncesto o balonmano

Por todo ello, para intentar contrarrestar los efectos del deporte en nuestra boca, 

Por todo ello tener una boca sana es básico para garantizar la salud general de una persona, pero para los deportistas el cuidado de su salud bucodental cobra especial importancia, por lo que es necesario mantener una buena higiene dental y visitar periódicamente a nuestro dentista.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *